Abogado de mordeduras de perro de San Antonio

Probablemente no ha pensado mucho en las mordeduras de perro, a menos que lo haya mordido un perro. Las mordeduras de perro son más comunes de lo que la gente se imagina, y pueden provocar lesiones graves. Un grupo de derechos de las víctimas de mordeduras de perro realizó un estudio de 13 años y determinó que Texas lidera la nación en cuanto a mordeduras de perro fatales. Entre el 2005 y el 2013, 34 tejanos murieron como resultado de mordeduras de perro. Los pit bulls causaron 26 de las muertes, poniendo en duda la regla de una sola mordida del estado. Mientras que la mayoría de los estados responsabilizan estrictamente a los dueños de los perros por cualquier lesión causada por sus perros, la ley de Texas sólo responsabiliza a los dueños negligentes. Mientras que las muertes por mordeduras de perro siguen siendo bajas, las lesiones por mordeduras de perro en Texas siguen aumentando. Por ejemplo, State Farm Insurance manejó 168 reclamos por mordeduras de perro en el 2016, un aumento del 15 por ciento desde el 2015. Mientras que muchas personas piensan que los perros atacan sólo cuando son provocados, en muchos casos, los perros sin historial de agresión se vuelven contra sus dueños, y desafortunadamente, más del 50 por ciento de las víctimas de mordeduras de perro son niños. Si bien su perro es su mejor amigo, el de su vecino bien puede no serlo, y siempre debe proceder con considerable precaución cuando se encuentra con un perro que no conoce, y enseñar a sus hijos a hacer lo mismo. Los perros son impredecibles, y una mordedura de perro puede ser muy peligrosa. Los casos de mordeduras de perro en Texas son complicados, pero sus derechos legales y una compensación justa son fundamentales. Si usted o su hijo se lesionó por una mordedura de perro, puede tener derecho a buscar una compensación. Llame a las Oficinas Legales de George Salinas, localizadas en San Antonio, Texas, al (210) 225-0909 para discutir los detalles de su caso con un abogado experimentado en mordidas de perro en San Antonio.

Su caso de mordedura de perro

Si sufrió una mordedura de perro, haga de su salud y seguridad su principal preocupación. Incluso si la mordedura parece ser menor, busque atención médica inmediata para el tratamiento y las pruebas necesarias. Si el dueño del perro está presente en el momento del ataque, puede (si es posible) tomar varias medidas para protegerse a sí mismo y al caso de mordedura de perro:
  • Obtener la información de contacto del dueño.
  • Obtener la información del seguro del propietario.
  • Preguntar sobre la salud del perro y el historial de vacunación.
  • Preguntar si el perro tiene un historial de comportamiento agresivo.
  • No discuta un acuerdo monetario o cualquier tipo de compensación con el dueño.

Lesiones por mordeduras de perro que requieren ayuda legal

Si sufre una mordedura de perro, puede sufrir una variedad de lesiones lo suficientemente graves como para requerir atención médica y ayuda legal. Aquí hay algunos ejemplos:
  • Cortes profundos y laceraciones que pueden resultar en cicatrices, desfiguración, o la transmisión de enfermedades, como la rabia, MRSA, y el tétanos.
  • Huesos fracturados o rotos, incluyendo fracturas múltiples o huesos aplastados en niños de contextura pequeña
  • Lesiones de tejidos blandos, incluyendo desgarros de tendones, ligamentos o músculos.
  • Cicatrices y desfiguraciones que pueden requerir cirugía reconstructiva
  • Pérdida de movilidad en la zona afectada que puede requerir una terapia física continua
  • Trauma emocional por un ataque de perro, especialmente en los niños (Texas también permite a los transeúntes inocentes y relacionados con la víctima recuperar los daños por angustia mental. Véase Reagan v. Vaughn).
  • La muerte puede ocurrir en ataques graves, en cuyo caso debe hablar con su abogado sobre la presentación de una demanda de muerte por negligencia.

Leyes de Texas sobre la propiedad de los perros

En el 2007, Texas implementó la Ley de Lillian, la ley de perros peligrosos del estado. La ley se promulgó después de que una mujer de 76 años que estaba cortando el césped fuera fue atacada y asesinada por una jauría de perros (de razas peligrosas mezcladas) que andaba suelta. Cuando la familia de Lillian se enteró de que la ley de Texas en ese momento no consideraba, en la mayoría de los casos, a los propietarios de perros responsables de las lesiones o muertes provocadas por sus perros, su aturdimiento provocó la nueva legislación.

La regla de la mordedura única

La regla de la mordida única de Texas tiene su origen en el caso Marshall contra Ranne, una decisión de 1974 emitida por el Tribunal Supremo de Texas. Las víctimas de lesiones por mordeduras de perro no pueden recuperar la indemnización a menos que demuestren ambas cosas:
  • El perro es peligroso, como se evidencia por una mordedura anterior u otro comportamiento peligroso, y
  • El dueño del perro sabía del comportamiento agresivo previo del perro.
La Ley de Lillian no erradica la regla de "una mordida" de Texas, que básicamente proporciona a los dueños de los perros un pase de "la primera mordida es gratis", pero prevé la condena penal de un dueño de perro si la fiscalía puede probar que el dueño del perro lo sabía (porque el perro había mordido o actuado agresivamente antes) o debería haber sabido que el perro era susceptible a un comportamiento peligrosamente agresivo.

Negligencia

A diferencia de muchos otros estados, Texas no tiene un estatuto específico que aborde las responsabilidades civiles de los dueños de perros por los daños causados por la agresión de sus mascotas. En su lugar, Texas utiliza los principios de negligencia para los casos de mordeduras de perro, y los demandantes lesionados deben probar que una de dos condiciones fue satisfecha:
  1. El perjudicado debe demostrar que el dueño de la mascota sabía que el perro ya había mordido a alguien o había actuado agresivamente en el pasado.
  2. La parte perjudicada debe demostrar que el dueño de la mascota no tuvo un cuidado razonable para controlar al animal o evitar el ataque, y que la parte perjudicada resultó herida como resultado.
Específicamente, en el caso Marshall contra Ranne, la Corte Suprema de Texas dictaminó que las víctimas de lesiones por mordeduras de perro pueden recuperar los daños causados por sus lesiones si el dueño del perro actuó con negligencia. Las víctimas deben probar los siguientes cuatro elementos para establecer la negligencia en los casos de mordeduras de perro:
  • El demandado era dueño o poseía el perro.
  • El demandado tenía el deber de tener un cuidado razonable para evitar que el perro dañara a otros.
  • El demandado incumplió este deber de cuidado.
  • El incumplimiento del deber llevó a la lesión del demandante.

Responsabilidad estricta de Texas

Aunque la regla de la negligencia se aplica a la mayoría de los casos de mordeduras de perro en Texas, en algunos casos el estado aplica una regla de responsabilidad estricta. Un perro que ha mordido a una persona en el pasado puede ser clasificado como peligroso incluso si la mordedura no causó daños graves. Si se sabe que un perro es feroz, peligroso o travieso, y si la mordedura en cuestión es resultado de la naturaleza conocida del perro, entonces la parte perjudicada no está obligada a demostrar también que el dueño del perro no puso en práctica un cuidado razonable para controlar o restringir al animal. En tal caso, la parte perjudicada debe recuperar los daños y perjuicios tras demostrar que se sabía que el perro era peligroso.

Violaciones del control de animales

Los propietarios de perros que violan las normas de control de los animales pueden ser considerados negligentes si su violación conduce a una lesión por mordedura de perro. Por ejemplo, los propietarios de perros que atan a sus perros y los dejan desatendidos pueden ser responsables de cualquier lesión causada por sus perros. Esta situación se produce a menudo cuando el dueño de un perro lo ata cerca de una escuela, un niño se acerca al perro y el perro muerde al niño.

Fallo en detener el ataque de un perro

Los dueños de perros y otros transeúntes también pueden ser considerados responsables de una mordedura de perro si no toman medidas razonables para detener el ataque de un perro una vez que éste comienza. Es importante señalar que las personas que no eviten una mordedura de perro pueden ser consideradas responsables independientemente de la regla de una sola mordedura del estado y del requisito general de negligencia.

Ley de la correa de San Antonio

La ciudad de San Antonio tiene un código de animales que establece que todos los perros deben estar confinados a la propiedad de su dueño en todo momento, excepto cuando están con correa. Además, los oficiales de cuidado de animales están autorizados a entrar en patios privados no cerrados para incautar animales que no estén sujetos. Si un animal suelto causa una mordedura, el propietario puede ser considerado responsable por una violación de la ley de seguridad.

El proceso de investigación de la ciudad de San Antonio por mordeduras de perro

Si un perro lo mordió a usted o a su hijo y usted vive en San Antonio, debe reportar el incidente a la ciudad o hacer que su abogado le ayude a reportarlo. Para denunciar el incidente se requiere una declaración jurada de denuncia que incluya una descripción del incidente, la fecha, el lugar, la información del dueño del perro y una descripción del perro. Una vez que la policía haya recibido la denuncia, investigará el incidente e incluso puede ordenar la incautación y el decomiso inmediato del perro. Si las autoridades determinan que el perro es peligroso, no lo entregarán al dueño hasta que éste demuestre la capacidad de cumplir con los requisitos legales de San Antonio para perros peligrosos.

¿Qué tipo de daños podría recuperar de una lesión por mordedura de perro?

Una lesión por mordedura de perro podría darle derecho a recuperar los siguientes daños:
  • Costos médicos, incluyendo facturas de servicios de ambulancia, hospitalizaciones, medicamentos recetados y cirugía reconstructiva, si corresponde.
  • Futuros costos médicos, especialmente si requiere múltiples cirugías debido a la cicatrización y desfiguración
  • Sueldos perdidos por el tiempo perdido en el trabajo
  • Pérdida de la capacidad de ganancia en caso de una discapacidad permanente
  • Dolor y sufrimiento

Contacte a nuestro abogado de mordeduras de perro en San Antonio

Las mordeduras de perro pueden ser muy peligrosas y a menudo son traumáticas. Si usted o su hijo fue herido por una mordedura de perro, primero obtenga atención médica inmediata, luego consulte con un abogado experto en mordeduras de perro de San Antonio en las Oficinas Legales de George Salinas. Nuestros abogados tienen experiencia en la representación de personas que sufrieron mordeduras de perro y lesiones resultantes de otros actos de agresión canina. Las mordeduras de perro pueden conducir a lesiones graves y dolorosas que requieren tratamiento médico continuo, y estas demandas por lesiones personales pueden ser difíciles de llevar a cabo. Sin embargo, su reclamación y sus derechos importan, y usted merece una compensación legítima. Si usted trabaja con nosotros, su abogado investigará su caso, entrevistará a los testigos y lo guiará a través del complejo proceso legal. Llámenos hoy al (210) 225-0909, o contáctenos en línea, para programar una consulta gratuita.
"Debo decir que mi experiencia general con George fue genial. Es difícil encontrar un abogado en el que se confíe, pero voy a decir que él definitivamente me ha hecho cambiar de opinión. Siempre estaré agradecido por su representación y su compasión por nuestro caso. Por favor, no dude en tenerlo a su lado. Su asistente legal está muy involucrado, así ... Sigue el buen trabajo."
Calificación: 5/5 ⭐⭐⭐⭐⭐ Patricia M. Noviembre del 2019 ¡Lea más calificaciones en Google!