Fui herido por un conductor borracho: ¿Tengo una reclamación?

Publicado el: Sáb Jun 15

car accident lawyer in san antonio texas

Según el Departamento de Transporte de Texas, el alcohol fue un factor que contribuyó a casi 14,000 accidentes en el 2017. Las víctimas de accidentes de conducción en estado de embriaguez pueden sufrir lesiones personales importantes, como pérdida de bienes, pérdida de salario o de capacidad de ganancia, lesiones cerebrales traumáticas, lesiones de cuello y espalda, fracturas de huesos, hemorragias internas e incluso parálisis o discapacidad permanente.

Culpa en los accidentes de conducción en estado de embriaguez

Bajo la ley de Texas, cualquiera que conduzca con un nivel de alcohol en la sangre superior a 0.08 está conduciendo en estado discapacitado y está sujeto a cargos criminales. Además, todos los conductores tienen el deber de cuidar a los demás en la carretera; un conductor discapacitado que ponga en peligro a otros conductores, pasajeros, ciclistas y peatones, está incumpliendo ese deber. Por lo tanto, los conductores ebrios también pueden tener responsabilidad civil por los daños que causen a las víctimas por su negligencia.

Mientras que la conducción en estado de ebriedad es una negligencia per se (negligencia en violación de la ley) Texas es también un estado de «culpa comparativa». Esto significa que una víctima de conducción en estado de ebriedad puede ver limitada la recuperación de sus daños si las pruebas demuestran que ella misma contribuyó de alguna manera al accidente, como por ejemplo, por exceso de velocidad o por saltarse un semáforo. En virtud de las normas sobre negligencia comparativa, un jurado puede asignar porcentajes de culpa que reducirán los daños totales de la víctima en su porcentaje de culpa.

Daños en casos de conducción en estado de embriaguez

Los daños están diseñados para hacer que una víctima esté completa, o para ponerla en la posición en la que estaba antes del accidente que la hirió. Las víctimas de conductores ebrios pueden presentar una demanda por lesiones personales para recuperar los gastos médicos, el tratamiento en curso, la pérdida de salarios, la reparación o reemplazo de la propiedad y otros daños. En ciertos casos también se pueden conceder daños no económicos por dolor y sufrimiento, desfiguración, cicatrización y pérdida de consorcio. En circunstancias extraordinarias, algunas víctimas pueden tener derecho a una indemnización punitiva. Los daños punitivos son muy raros en los casos civiles; sin embargo, cuando los hechos muestran una negligencia atroz, los tribunales pueden ordenar daños punitivos con el fin de castigar al acusado.

Cuando un conductor borracho causa una fatalidad

En los casos más trágicos, la negligencia de un conductor ebrio causará la muerte de otra persona. Si ha perdido a un ser querido por culpa de un conductor borracho, puede tener una reclamación por muerte por negligencia. En estos casos, la víctima ya no puede presentar sus propias reclamaciones por daños y perjuicios, por lo que sus supervivientes, como el cónyuge, los hijos o los padres, pueden presentar una demanda en su nombre. Los daños por muerte por negligencia pueden incluir gastos médicos antes de la muerte, dolor y sufrimiento, daños punitivos, gastos de funeral y entierro, y pérdida de ingresos y apoyo futuros. Si bien ninguna cantidad de dinero puede compensar la pérdida de un ser querido, responsabilizar a un conductor ebrio garantiza que la familia de la víctima no tenga que soportar cargas financieras injustas además de su dolor.

Posibles acusados adicionales

Según la ley de Texas aprobada en 1987, la Ley Dram Shop permite que los propietarios del bar, club o restaurante que sirvió a un conductor ebrio antes de un accidente sean demandados por una víctima. Para poder reclamar daños y perjuicios en virtud de esta ley se requieren pruebas adicionales. Hable con un abogado experimentado en lesiones personales para saber más.

Obtener ayuda legal

Si usted fue herido o perdió a un ser querido en un accidente de conducción en estado de ebriedad, póngase en contacto con las Oficinas Legales de George Salinas en San Antonio al (210) 225-0909 o en línea. Programe una consulta gratuita y averigüe si podemos ayudarlo.