fbp

Prescripción de Texas en casos de muerte por negligencia

TX Wrongful Death Lawyer

Perder a un ser querido en cualquier circunstancia puede ser traumático y desgarrador, pero cuando un ser querido muere debido a la negligencia de otra persona, esa pena puede multiplicarse y estar acompañada de ira y otras emociones. Si el difunto era el principal sostén de su familia, puede que ahora se enfrente a dificultades financieras extremas. Las facturas médicas del tratamiento antes de la muerte pueden acumularse y dejarlo abrumado sobre el guiso de otros sentimientos que experimenta.

Según la ley de Texas, usted puede presentar una demanda contra la parte responsable de la muerte de su ser querido y recuperar no sólo los daños por los costos incurridos sino también por cosas como el dolor emocional, pérdida de compañía, angustia mental, pérdida de la capacidad de ganar dinero del difunto, pérdida de la herencia y pérdida del valor de los servicios domésticos que antes proporcionaba el difunto.

Un abogado con experiencia en muerte por negligencia puede evaluar su caso y ayudarlo a determinar qué tipos de daños son apropiados en su situación. La ley de Texas le permite dos años a partir de la fecha de la muerte para presentar su demanda. Esto se conoce como la prescripción, y es un plazo firme. Esperar demasiado tiempo para presentar su demanda le impedirá recuperar cualquier cosa, sin importar cuán meritorios sean sus reclamos. Es prudente contactar con un abogado lo antes posible; los casos de muerte por negligencia son complicados, y las demandas pueden llevar tiempo para prepararse adecuadamente.

¿Quién puede presentar una demanda por muerte por negligencia?

La ley en Texas establece específicamente los individuos que pueden presentar una demanda por muerte por negligencia y todos son miembros de la familia del difunto. Incluyen al cónyuge superviviente del difunto, padres e hijos. Los hijos adoptados pueden presentar demandas si la adopción se completó antes de la muerte de los padres, y los padres adoptivos pueden presentar una demanda por muerte por negligencia para sus hijos adoptados bajo las mismas condiciones. Estos miembros de la familia pueden presentar sus demandas en conjunto o individualmente. Un abogado puede ayudarlo a determinar qué opción es la mejor para su situación.

Tipos de daños por muerte por negligencia

En Texas, los daños en los juicios por homicidio culposo se dividen en tres categorías: económicos, no económicos y daños ejemplares.

  • Los daños económicos tienen por objeto compensar las pérdidas monetarias reales e incluyen los gastos médicos y de rehabilitación. También puede incluir la pérdida de salarios pasados y futuros.
  • Los daños no económicos se conceden al demandante (la persona que presenta la demanda) para compensar la angustia mental o emocional, pérdida de consorcio, desfiguración, deterioro físico, pérdida de compañía o dolor y sufrimiento de los supervivientes, así como los sufridos por el difunto antes de la muerte. Estos costos son más difíciles de calcular, pero son daños legítimos que la ley permite recuperar.
  • Sólo se conceden daños y perjuicios ejemplares (a veces denominados daños punitivos) en determinados casos en que el demandante puede demostrar que la causa fue el fraude, la malicia o la negligencia grave. Tienen por objeto castigar a la parte responsable por un comportamiento especialmente atroz.

Establecimiento de los montos de los daños

La cuantía de los diferentes tipos de daños se establece de diferentes maneras. En algunos casos, se debe recurrir a expertos para que realicen cálculos para determinar el monto y en otros, basta con llevar un registro de las facturas.

Daños económicos

Dado que los daños económicos son los que reflejan los costos monetarios reales, éstos se prueban proporcionando recibos y pruebas de salarios. Es importante guardar la documentación de cualquier costo incurrido durante el tratamiento de su ser querido antes de la muerte. Debe llevar un registro de los costos de las estancias en el hospital, las cirugías, el transporte en ambulancia, cualquier servicio de terapia y los medicamentos.

También puede recuperar cualquier salario que su familiar haya perdido antes de morir y los que hubiera ganado en el futuro. Se deben contabilizar los salarios de los días perdidos en el trabajo antes de la muerte, así como las propinas, comisiones o beneficios de jubilación que el difunto hubiera ganado durante este tiempo. La contabilidad de los salarios futuros no es tan sencilla, sino que puede ser calculada por un actuario que considerará los salarios en el momento de la muerte, la expectativa de vida, los posibles aumentos de los salarios a lo largo de la expectativa de vida y el valor del dinero en el tiempo.

Además, puede recuperar el valor de los servicios que su familia prestó. Esto incluye cosas como el cuidado de los niños, el mantenimiento de la casa y otros servicios que ahora se le puede pedir que contrate a alguien para que los lleve a cabo.

Daños no económicos

Estos daños son calculados por un jurado si su caso va a juicio o en las negociaciones con la otra parte si llega a una oferta de acuerdo. Un jurado escuchará las pruebas de su abogado sobre cómo el miembro de su familia afectó la dinámica de su familia y la magnitud de la pérdida de esa persona en sus vidas. Usted como miembro de la familia puede ser llamado a testificar. Si está buscando una indemnización por el dolor y el sufrimiento que su ser querido experimentó antes de la muerte, puede ser necesario llamar a algún tipo de testigo experto que pueda testificar sobre los niveles de dolor de aquellos que experimentan el tipo específico de lesión que sufrió su familiar.

Daños ejemplares

Los daños ejemplares se dejan enteramente a criterio del jurado. Recuerde que sólo se conceden si el jurado determina que el acusado fue negligente. La cantidad de daños ejemplares se limita a $200,000, o dos veces la cantidad de daños económicos hasta un máximo de $750,000. Por ejemplo, si se le conceden $150,000 en daños económicos y $100,000 en daños no económicos, sus daños ejemplares tendrán un tope de $400,000 dólares ($150,000 x 2 = $300,000, y luego se añaden $100,000 para un total de $400,000).

Llame a un abogado de muerte por negligencia para que responda a sus preguntas

Experimentar la muerte de un ser querido por culpa de otra persona es una prueba por la que nadie debería pasar. Puede quedarse con una montaña de facturas médicas, un futuro incierto y una pena indecible. Un abogado experimentado en muerte por negligencia de San Antonio puede ayudarlo a ponerse en el camino correcto de la recuperación.

Share